Nuestra HISTORIA

Presencia histórica de un accionar de la Red

Las redes, una fundamentación basada en su historia y en su accionar pedagógico y político para transformar la realidad educativa

En el año 1991, llegamos a la Universidad Pedagógica Nacional, México, con una larga trayectoria de lucha político-sindical y académica. Así nos pudimos conformar como un grupo de profesores para impulsar un proyecto novedoso con docentes de educación básica de los estados de Oaxaca y Distrito Federal; a este proyecto lo nombramos “La lengua escrita, la alfabetización y el fomento a la lectura en educación básica” (PILEC). La perspectiva de formación de maestros, desde PILEC, ha considerado encuentros de experiencias entre maestros y otros hacedores de la cultura escrita, visitas de apoyo y acompañamiento en los lugares de trabajo, ferias de los libros y sus lectores en comunidades marginadas, talleres con padres de familia y otras actividades de animación sociocultural. Todas éstas, han fortalecido las prácticas en las escuelas y sus maestros en torno a la cultura escrita, así como en la reinvención de lo político y pedagógico entre docentes y sus comunidades.

Desde el proyecto PILEC se ha planteado que los maestros son sujetos portadores de saberes pedagógicos y constructores de cultura, capaces de generar propuestas pedagógicas innovadoras y de abonar a la reflexión educativa. Desde esta concepción de maestros, surge la necesidad de promover la construcción de proyectos colectivos de aula, escuela y comunidad, a través de la Pedagogía por Proyectos y de la Documentación narrativa de las experiencias pedagógicas de los profesores para relatar el acontecer de la escuela y las historias de maestros, contadas desde la voz de sus protagonistas.

Aquí descansa la identidad colectiva que PILEC ha fomentado en los últimos veinte años de su quehacer. Veinte años en la construcción colectiva de una propuesta de formación de profesores de educación básica, acompañada en los últimos años por la perspectiva de la Documentación Narrativa, (Suárez, 2006). Asumimos que la documentación de las experiencias de los profesores, desde sus voces, poco escuchadas y muchas veces vividas en el anonimato, pueden aportar desde la realidad de las aulas, desde la singularidad de sus escuelas y contextos, desde la interacción de sus subjetividades, nuevas fuentes de conocimiento pedagógico y con ello, enriquecer la realidad educativa. Desde la narrativa ha sido posible promover la difusión de las experiencias pedagógicas innovadoras e historias de docentes que participan desde diversos contextos rurales y urbanos marginales.

Por otra parte, PILEC desde 1996 ha sido un proyecto protagónico en la conformación de redes de maestros: La Red Transformación de la Educación Básica desde la Escuela (TEBES) constituida desde la Universidad Pedagógica Nacional, la Red de maestros Animadores de la Lectura en Iztapalapa; la Red TOTOAX en Totolapa, Tlacolula, Oaxaca (zona rural); la Red de Lectura Escritura y Oralidad en Oaxaca, (Red LEO) y la Red Metropolitana de Lenguaje (D.F. y Edo. de México), y la Red LEE de Monclova.

Los maestros frente a la actual reforma educativa Las políticas educativas basadas desde un enfoque neoliberal conciben a la educación en términos empresariales, por lo que sus argumentos rayan en el eficientismo, tecnicismo, instrumentalismo y rendimiento, como medidas de evaluación laboral y de control hacia los maestros. Lo que implica una desvaloración del trabajo docente y desprestigio de la imagen y trayectoria social de los maestros; además de generar dentro del aula ambientes de simulación, burocratización y rigidez. Por consecuencia, el trabajo docente se convierte en una profesión de riesgo, de incertidumbre, inseguridad en el empleo, una docencia sin rumbo fijo. Emerge como consecuencia un modelo educativo en crisis, caracterizado por: a) el desencanto y la apatía en diversos sectores del magisterio; b) el aburrimiento y hastío escolar en los estudiantes; c) un desentendimiento y falta de compromiso de los padres de familia y; d) una brecha muy amplia entre investigadores, especialistas y docentes.

Lo anterior se traduce en la enajenación del maestro sobre su materia de trabajo, se convierte en un ejecutor de planes y programas.El maestro, desde esta perspectiva, se concibe como buen maestro, si logra que sus alumnos respondan de manera acertada los exámenes estandarizados como ENLACE y PISA. Los docentes de acuerdo con esta Reforma Educativa paulatinamente son sometidos a una evaluación estandarizada de sus habilidades y desempeño profesionales. Todo ello reduce la creatividad de los docentes y las posibilidades de innovar, proponer y transformar los ambientes de aprendizaje. Las redes de maestros, una alternativa para la formación pedagógica y el accionar político.

Los profesores integrados a las redes hemos cuestionado las políticas de formación continua diseñadas por la Secretaría de Educación Pública, porque dichas políticas conciben la formación de profesores, sólo como propuestas de capacitación y/o actualización. Estas han sido definidas de manera externa y ajena por supuestas carencias y necesidades de formación de los docentes. Y se atienden a través de cursos diseñados por especialistas que poco tienen que ver con la escuela pública y con la educación básica.

En este sentido, desde el Proyecto PILEC y ahora, desde las Redes, concebimos la formación de maestros a mediano y largo plazo, contextualizada y multidimensional (aula, contexto escolar y cultural), porque recupera las situaciones problemáticas que maestros y estudiantes viven en el aula y/o escuela,en un proceso de formaciónpara la transformación de la realidad escolar. De acuerdo con Pilar Unda planteamos que las redes pedagógicas, en su proceso de formación, toman distancia de lo constituido oficialmente: el carácter vertical, burocrático y jerarquizado con que se han mantenido los sistemas de formación y actualización de los maestros. (Unda, 2004)

Recuperamos algunas ideas de Boaventura de Souza Santos, que nos permiten reorientar nuestra energía en la construcción de proyectos alternativos de educación. “Mi interés para aprender del Sur, el Sur entendido como una metáfora del sufrimiento humano causada por el capitalismo, encarnó mi objetivo de reinventar una emancipación social yendo más allá de la teoría crítica producida en el norte y de la práctica social y política a la cual ellos se suscriben” (De Souza Santos, 2007).

“Una perspectiva poscolonial parte de la idea de que a partir de las márgenes o de las periferias, las estructuras de poder y de saber son más visibles. De ahí el interés de esta perspectiva por la geopolítica del conocimiento, esto es, por problematizar quién produce el conocimiento, en qué contexto lo produce y para quién” (De Souza Santos, 2007).

Estas ideas de Boaventura de Souza las recuperamos en el proceso de consolidación de las redes de maestros, para reafirmar nuestra vocación en la construcción de proyectos alternativos, desde un pensar y hacer colectivo. Asumimos la idea de, no celebrar el fin de la utopía, sino de proponer utopías realistas, plurales y críticas; más que renunciar a una emancipación social, proponer su reinvención; en vez del fin de la política, proponer la creación de subjetividades transgresoras que promuevan el paso de la acción conformista a la acción rebelde, a la digna rebeldía como dijeran los zapatistas.

Desde este accionar epistemológico y de acción política, podemos decir que el trabajo en Red, nos permite caminar junto con maestras y maestros en la construcción de proyectos alternativos; posibilita adentrarnos en la complejidad de los problemas del aula, así como fortalecer el sentido humano entre los profesores que participamos en las redes; dimensiona nuestra participación pedagógica a la par de nuestro accionar político; participamos en los movimientos político-sindicales, en sus luchas por reivindicaciones económicas, sociales, culturales y educativas; y por la recuperación de nuestra materia de trabajo y la defensa de la educación pública (amenazada permanentemente por la globalización neoliberal). En resumidas cuentas, mantenemos el anhelo de ser una fuerza contrahegemónica.